La búsqueda por mejorar las capacidades de liderazgo

La búsqueda por mejorar las capacidades de liderazgo

Sun Tzu Wu es el escritor de la famosa obra "El arte de la guerra", manual de lectura para todo aquel que busque mejorar sus capacidades de liderazgo.

Esta obra atrajo la atención del rey de Wu. Quien queriendo poner a prueba las habilidades de Sun, puesto que aquél sostenía que la disciplina era la clave de la efectividad de cualquier ejército, le sugirió que demostrara sus métodos con un grupo de mujeres. Sun Zi le dijo que no veía ningún inconveniente en ello. El soberano reunió entonces a 180 de sus bellas esposas. Siguiendo sus órdenes, el estratega las dividió en dos compañías y nombró comandantes a las dos mujeres favoritas de He Lü.

Luego les preguntó a todas:

- "¿Saben dónde está la izquierda y dónde está la derecha?"

- "¿Qué parte es la de delante y cuál la de atrás?"

Todas respondieron afirmativamente.

Sun procedió entonces a explicarles cómo debían cumplir sus órdenes y les dijo:

- "Cuando dé la orden de avanzar, deberán marchar hacia delante; a la orden de ¡izquierda!, deberán girar hacia la izquierda; cuando les ordene ¡derecha!, deberán girar hacia la derecha; por último, cuando les diga ¡retroceder!, deberán moverse hacia atrás".

Todas se mostraron de acuerdo.

Acto seguido, el estratega, levantando su hacha de guerra, hizo sonar un tambor con la orden de girar a la derecha.

Sin embargo, las mujeres permanecieron quietas y se echaron a reír.

"Si las reglas no son claras y ustedes no están familiarizadas con las órdenes", les dijo. "En ese caso, la culpa es del General", admitió.

Con la mayor paciencia les explicó de nuevo las reglas e hizo sonar el tambor. Pero las mujeres se echaron de nuevo a reír y no se movieron de su sitio.

Sun les dijo:

- "Ahora ya han sido repetidas y explicadas las instrucciones. Pero los resultados no son los que sean planeado, en este caso la culpa es del comandante".

Inmediatamente ordenó que fueran ejecutadas las dos comandantes.

Sorprendido por tal decisión, el rey exclamó:

- "¡No puedo vivir sin estas dos mujeres! ¡Ruego que sean perdonadas!"

Sun replicó:

- "Me has nombrado comandante en jefe y debo ejercer mi autoridad de general"

De modo que las dos concubinas fueron ejecutadas y el estratega nombró comandantes a las dos que les seguían en rango.

Aterrorizadas, esta vez las mujeres siguieron al pie de la letra las instrucciones y cumplieron todas las órdenes.

Sun se dirigió al rey con estas palabras:

- "Las compañías ya están listas para entrar en combate"

El monarca le pidió que ordenara descansar, pues no se sentía con ánimos de ver más demostraciones. El general aprovechó la ocasión para decirle:

- "Parece que Su Majestad sólo tiene interés en la teoría militar y no en la práctica real".

El rey, luego de meditar, ratificó la autoridad de Sun Wu y lo nombró general.

En cuanto al contingente de mujeres, cuya formación inicial fue el resultado de una demostración, se convirtió en una fuerza de combate efectiva. Bajo el mando de Sun, las tropas del Estado de Wu derrotaron al poderoso Estado de Chu (en el oeste) y ocuparon su capital. Más tarde, atacaron a los Estados de Qi y de Jin (en el noroeste), erigiéndose en un poderoso dominio de la zona.