La importancia de acortar los tiempos de respuesta

La importancia de acortar los tiempos de respuesta

El Marketing en Tiempo Real

Nosotros como cultura nos estamos acostumbrando a tiempos de respuesta cada vez más cortos en la vida cotidiana: cuando enviamos un mensaje de texto nuestra expectativa es que respondan de manera instantánea.
Si realizamos alguna compra online nos enfurecemos pasados apenas 10 minutos de la hora acordada para la entrega.
Cuando publicamos un comentario en una red social, esperamos "respuestas" y "likes" en cuestión de minutos. Todo parece medirse en inmediatez.
Las empresas que no sean capaces de responder casi en tiempo real a sus clientes, corren el riesgo de perderlos.

¿Cuanto tiempo deberías tardar en responder una consulta on line? Si bien es cierto que 24 horas parece ser una buena alternativa y casi se ha estandarizado, en tiempos de redes sociales donde el feedback suele ser casi inmediato, no deberías demorar tanto.

Es cuestión de poner en marcha todas las acciones necesarias para acelerar los tiempos de atención al cliente y así, ser ágil a la hora de responder. Para sacar ventaja y dejar atrás a tus competidores, te contamos algunas razones que debes tener en cuenta.


Clientes satisfechos

Es casi una obviedad, pero cuanto antes respondas a un cliente ya existente o a un potencial, se sentirá mucho más a gusto.

Apurar la toma de decisión del cliente

Si un cliente potencial realiza varias dudas a diferentes empresas, ser el primero en responder te da una enorme ventaja e incluso que tu oferta sea tan convincente que cierres la venta antes de que la competencia responda.


Optimizar los tiempos de tu negocio

Acortar tiempos de respuesta te obligará a optimizar los procesos de tu negocio: aumentar el número de consultas respondidas, la capacidad de atención al cliente, la generación de propuestas, etc. Esta optimización de procesos puede llegar a tener un impacto significa en tus ventas.

El "Marketing en Tiempo Real" ya es una realidad y debes adaptar tu empresa a esta nueva premisa: No es cuestión de estar en internet, sino de ser más rápido que la competencia.