¿Es hora de rediseñar mi web?

Si ya estás convencido de que ese es el paso a seguir, lo más importante es que tengas presente que rediseñar tu página debe ser un proceso divertido y productivo, pero principalmente organizado.

Lo más recomendable es que comiences haciendo un análisis de las métricas de tu página o sitio web. De esta manera establecerás qué información es la que más funciona, cuál pasa inadvertida y, al final del día, si el propósito de tu página se está cumpliendo.

Si actualmente no mides ninguna métrica, ¡ya tienes el primer requisito! Pronto descubrirás que la data de tu página es indispensable y que facilmente puedes obtener información sin la necesidad de pagar por consultoría de marketing.

Una táctica valiosa en esta etapa es hacer un análisis de las páginas de tus competidores. Obviamente no se trata de copiar, sino de ver cuál es la tendencia, qué info es la que están destacando y sobre todo qué puntos son los que puedes aprovechar para diferenciarte.

¿Te arreglas para quedarte en casa?

Seguramente habrá quien lo haga, pero la mayoría de la gente no lo hace. Es decir, un sitio atractivo y bien enfocado no sirve de mucho si nadie lo ve. Por ello una manera muy efectiva es la optimización para buscadores (SEO). Tener una estrategia de social media que atraiga tráfico es importante, pero lo primero es que tengas una estrategia SEO en donde asegures que tu página esta rankeando o calificando en buscadores, así tus clientes potenciales podrán llegar a tu página aunque no hayan escuchado anteriormente de ella o de tu marca. Lo que les importa, a final de cuentas, es que les des la información que están buscando. Cuida que tus keywords, tags, metadata, títulos, url's y contenidos estén enfocados en tus buyer personas para que sean de su interés, de esta forma regresen por más información y pronto el resultado sean leads listos para convertirse en clientes.

Por último y no menos importante, habilítala para Smart Content (Contenido Inteligente), de esta manera la experiencia de cada usuario se amoldará a sus necesidades y hábitos específicos, teniendo la posibilidad de incluso, avanzar junto con él a través del proceso de compra. Un gran beneficio de este último punto es la oportunidad que tienes de segmentar la información y tu oferta, dependiendo del tipo de visita y en base a tus buyer personas. ¡Así nunca más perderás la oportunidad de llevar un mensaje al destino correcto!

Estos tres puntos son de manera general la base para tu rediseño web, dale vida a esa página que está siendo desperdiciada y partipará de manera fundamental en los objetivos que te fijes en tu estrategia de marketing digital.