¿Cómo incentivar el uso de redes sociales en nuestros propios empleados?

Al fin y al cabo, el primer objetivo en redes de cualquier marca es mejorar su visibilidad y su prestigio. En la construcción de nuestra imagen en el campo digital lo que cuenta es el colectivo.

Nuestra reputación se construye con nuestras publicaciones, pero también con los comentarios que recibimos, las respuestas que damos y… ¡con la implicación de nuestros propios empleados! Y ahí, nuestros equipos de marketing juegan un papel fundamental.

Quizás el sector que mejor aprovecha la fuerza de sus trabajadores es el de la comunicación. Es habitual ver como periodistas y colaboradores participan en la difusión de contenidos de sus medios, logrando multiplicar el impacto de sus publicaciones e involucrando su prestigio profesional a la reputación digital de la marca.

Una de las estrategias más comunes es involucrar a perfiles especialistas de nuestras compañías en la elaboración de contenidos para nuestro blog.

Con este tipo de estrategias lograremos:

  • Multiplicar nuestro impacto y mejorar nuestra reputación frente a una competencia menos activa en redes.
  • Ampliar la difusión de nuestras publicaciones.
  • Captar nuevas tendencias a través de las redes.
  • Formar a trabajadores más innovadores y con mayor visión estratégica.

La implicación de nuestros empleados puede ser clave en nuestra estrategia en redes sociales, pero hasta ahora hemos hablado de incentivar su participación. Porqué jamás debemos obligar a nuestros trabajadores a utilizar las redes sociales.

La estrategia digital debe ser un proceso natural, por lo que las marcas deben buscar incentivos para motivar que sus trabajadores entren en el proceso y se sientan cómodos con su papel en redes.

En resumen, nuestros empleados no tienen por qué tener perfiles sociales, ni escribir un mínimo de tuits al día, ni hablar bien de la empresa ni tan solo hablar de su trabajo si no es lo que quieren.